AKIRA KUROSAWA

Akira Kurosawa, conocido como el Emperador del cine, nace en Tokio el 23 de marzo de 1910 y fallece el 6 septiembre de 1998 en la misma ciudad. Un joven Kurosawa lleva a cabo sus primeros estudios en la Escuela Primaria Kuroda. Una vez completado el primer ciclo educativo ingresará en la Escuela Keika, será en este momento en el que empezará a desarrollar su afición por las artes.

En un primer momento Kurosawa se siente atraído por la cerámica japonesa y la pintura occidental sin embargo su caracter exigente y su miedo al fracaso terminará alejandole de esta afición. No obstante esta dualidad de estilos manifestados en la pintura y la cerámica empezará a marcar el que será su estilo personal como artista: la integración de elementos de Oriente y Occidente. Finalmente en la Escuela Doshusha complementa su formación estudiantil recibiendo formación sobre pintura europea. Es un joven taciturno que comienza a desarrollar ya una de las notas fundamentales de su carácter: una depresión recurrente que a veces lo situará al borde del suicidio. Sin embargo, a pesar de estos problemas se ve irresistiblemente interesado por el mundo del cine, campo en el que además podrá dar rienda suelta a su vocación de escritor y sus afinidades plásticas.

Tras un intenso aprendizaje en los P.C.L. Studios, debuta como ayudante de dirección y poco después como guionista. Sufrirá la dureza de la Segunda Guerra Mundial y, una vez finalizada ésta, se casa con Yoko Yaguchi con quien tendrá dos hijos.Su debut como cineasta se producirá con La leyenda del gran judo (1942), realizada en mitad de la guerra, y en la que ya apuntará su interés por los films de época, convirtiéndose años más tarde en uno de los principales renovadores de este género, al que se acercará con un gran sentido del espectáculo, heredado de su admiración por los clásicos del cine norteamericano. Gracias a su no implicación en el cine propagandista, Kurosawa no encuentra grandes problemas entre los responsables de la cinematografía japonesa durante la ocupación norteamericana como le sucedió a otros cineastas de la época. Es más, años más tarde reconocerá que los estadounidenses fueron más respetuosos con los cineastas que los censores imperiales antes y durante la guerra.

Como vemos el director japonés siempre tuvo una buena relación con todo lo americano, siendo también norteamericanos los productores de sus últimos trabajos. El ángel borracho (1948) es la primera película en la Kurosawa trabajó con el actor Toshiro Mifune, sin ninguna duda su actor fetiche. Será éste el protagonista de la mayoría de los films del realizador hasta los años 60. Kurosawa y Mifune terminaron siendo amigos íntimos durante décadas, sin embargo el respeto mutuo que mantuvieron durante tantos años dará paso a la separación cuando Mifune comience a aceptar papeles en producciones más comerciales, principalmente en el cine americano.

Una de las mayores preocupaciones del cineasta durante toda su carrera fue, sin ninguna duda, la obsesión por conservar su status de autor. Con este afán controla meticulosamente los detalles de cada rodaje e insiste en situarse por encima de los productores a la hora de decidir qué ha de hacer con cada nuevo proyecto. Esta preocupación culminará en 1948 con la fundación de Kurosawa Productions con esta finalidad.Si hay un hecho significativo en la vida profesional de Kurosawa, ése es el rodaje de Rashomon (1950) ya que, aparte de sus cualidades artísticas y de su éxito comercial, este film le supuso ser galardonado con el León de Oro del Festival de Venecia en 1951. Éste fue el primero de los muchos premios recibidos por Kurosawa en Occidente, y le sirvió para acercarse más al público europeo y estadounidense, a la par que lo alejaba de su propio país. Hubo incluso algunos críticos que lo acusaron de hacer un cine destinado al gusto extranjero, plagado de tópicos. Pese a obras maestras como Vivir (1952) y Los siete samurais (1954), los productores japoneses dejaron de apoyar al realizador en los años 60, coincidiendo con una de sus crisis personales. En 1975 acepta rodar en la U.R.S.S. Dersu Uzala, película que recibirá el Oscar a la mejor película extranjera. A partir de ese momento, sus proyectos se espaciarán extraordinariamente en el tiempo, siendo por lo general patrocinados por compañías internacionales. Kagemusha (1980) recibe apoyo norteamericano, Ran (1985) es realizada con capital francés y Los sueños de Akira Kurosawa (1990) cuenta en la producción con dos prestigiosos admiradores del cineasta, George Lucas y Steven Spielberg. Finalmente el 3 de enero de 1990 Kurosawa es galardonado con el Oscar honorífico lo que supondrá un gesto de reconocimiento que avala toda una carrera dedicada al mundo del cine y una obra que ha abierto no pocas vías de comprensión entre Japón y el resto del mundo.

El estilo narrativo de Kurosawa es extraordinariamente rico. Ajena a ese estatismo que, de una forma generalista, los críticos occidentales achacan a la cinematografía japonesa, la forma de hacer cine de este realizador tiene muchos puntos de contacto con el cine de Hollywood. En cuanto a los contenidos, predominan las tragedias épicas, muy próximas al universo de Shakespeare. Películas como El trono de sangre (1957) demuestran hasta qué punto las obras del dramaturgo británico influyen a Kurosawa a la hora de urdir sus tramas argumentales. El realizador japonés es, sin duda, el más internacional de los cineastas de su país. Varias de sus películas han sido adaptadas en nuevas versiones por directores occidentales y directores como Steven Spielberg, Sam Peckinpah, William Wyler, Francis Ford Coppola o Martin Scorsese han reconocido su admiración por él. A mediados de los años 90, pese a su edad y problemas de salud, la actividad de Kurosawa era constante, no resignándose al retiro, aunque por razones médicas debía guardar descanso. 


LA LEYENDA DEL GRAN JUDO (1943)





LA MÁS BELLA (1944)



LOS HOMBRES QUE CAMINAN SOBRE LA COLA DEL TIGRE (1945)




LA NUEVA LEYENDA DEL GRAN JUDO (1945)




LOS QUE CONSTRUYEN EL PORVENIR (1946)



NO AÑORO MI JUVENTUD (1946)



UN DOMINGO MARAVILLOSO (1947)



EL ANGEL EBRIO (1948)



DUELO SILENCIOSO (1949)



EL PERRO RABIOSO (1949)



ESCÁNDALO (1950)



RASHOMON (1950)

















EL IDIOTA (1951)



VIVIR (1952)










LOS SIETE SAMURAIS (1954)























CRÓNICA DE UN SER VIVO (1955)



TRONO DE SANGRE (1957)









LOS BAJOS FONDOS (1957)



LA FORTALEZA ESCONDIDA (1958)













LOS CANALLAS DUERMEN EN PAZ (1960)



YOJIMBO (1961)










SANJURO (1962)









EL INFIERNO DEL ODIO (1963)









BARBARROJA (1965)










DODES KA-DEN (1970)






DERSU UZALA (1975)














KAGEMUSHA (1980)









RAN (1985)









LOS SUEÑOS DE AKIRA KUROSAWA (1990)





RAPSODIA EN AGOSTO (1991)



MADADAYO (1993)