VLADIMIR Y GEORGII STENBERG 
 ARTE Y PROPAGANDA


Vladímir Ávgustovich Stenberg nace en Moscú el 4 de abril de 1899. Al año siguiente nace su hermano Gueorgui Ávgustovich Stenberg, el 20 de octubre, en la misma ciudad. Entre 1912 y 1917 acuden a la Escuela de Artes Aplicadas, donde toman un primer contacto con el diseño teatral y aprenden ingeniería militar especializándose en la construcción de puentes y ferrocarriles. En un principio Vladímir trabaja solo o con su padre dentro del ámbito del cine y las artes escénicas hasta que en 1917, tras cursar ambos estudios de ingeniería en la Escuela Militar, nace el tándem "Los Hermanos Stenberg".

Si el cartel publicitario nos ha dejado desde finales del siglo XIX un patrimonio de extraordinaria variedad y riqueza, el cartel soviético ocupa un lugar muy especial dentro de su evolución a lo largo de la primera mitad del siglo XX debido a la importancia concedida por el Estado Soviético a todas las manifestaciones tanto de la cultura popular como de los medios de comunicación de masas.

El cartel es algo más que un medio de propaganda o publicidad comercial para el Régimen de los Soviets: se trata de un instrumento al servicio de la transformación y educación del pueblo. Aunque los hermanos Stenberg poseían una formación multidisciplinar, pasarán a la posteridad como diseñadores gráficos, en particular, como creadores de una concepción muy personal y fácil de distinguir del cartel cinematográfico. Su obra sintetiza el saber procedente de muy diversas fuentes y estilos y los frutos de una rica y variada educación técnica.

Tanto por su concepción práctica del arte, como por su condición de ingenieros, Vladímir y Gueorgui Stenberg se interesaron desde sus comienzos por los montajes constructivistas como forma de estudiar la tridimensionalidad, el equilibrio y el movimiento de los cuerpos, lo que, aparte de la utilidad práctica para un técnico, resultó extremadamente valioso para la creación de una forma de publicidad gráfica, la cual se caracteriza por la capacidad de trascender el plano para "acercarse" al espectador, de estar dotada de un cierto movimiento gracias a una hábil combinación de las imágenes.

Junto a este sentido dinámico del póster y, en general, de la imagen bidimensional que tan útiles resultaron a los hermanos Stenberg para la creación de carteles que, como los cinematográficos, aluden a un arte o imagen "en movimiento", la importancia de los Dadaístas no fue menos decisiva. Entre los años 1920-1930 la influencia de este movimiento en el arte gráfico fue muy intensa e introdujo el empleo del "collage", el ensamblaje, en la medida en que el movimiento Dadá veía al artista como un "montador". Los Stenberg no emplearon fotografías en el "montaje" de sus célebres carteleras, sino dibujos de fotografías, una especie de copias realistas de las escenas de las películas superponiendo a veces planos diferentes para crear una sensación visual de movimiento que, al mismo tiempo, estaba dotada de un sentido, de un nexo causal que de alguna manera resumía o reinterpretaba lo esencial del film.

Un hecho que ilustra hasta que punto estos artistas estaban convencidos de la importancia de la reproducción mecánica y la tecnología en su trabajo lo demuestra un invento pionero que diseñaron para posibilitar el desarrollo de su peculiar forma de entender el cartel cinematográfico, el proyector distorsionador, un mecanismo capaz de distorsionar, deformar, o alterar el tamaño de las figuras de una proyección a voluntad. Sus experimentos con los diseños tipográficos los convirtieron en precursores de estilos publicitarios en boga durante los años 60 de la pasada centuria.

Las mismas teorías del director de cine Serguéi Eisenstein sobre el montaje influyeron en "los hermanos": la idea de la contraposición o choque de imágenes o escenas como forma de influir en el espectador. A través del collage o ensamblaje de fragmentos fílmicos con la ayuda de la geometría y el color los Stenberg realizan su propia versión del "montaje" cinematográfico sobre el plano.

Por lo demás, el trabajo de los Stenberg presenta muchas de las características de la cartelería soviética: simplicidad de volúmenes, tendencia a la geometrización, sencillez de composición y peculiar sentido del color, a menudo muy vivo.

En sus propias palabras, siempre, desde el nacimiento, fueron inseparables, tanto en el trabajo -firmaban sus obras como "2Stenberg2"- como en los estudios. Por ello son mundialmente conocidos como "los Hermanos Stenberg".

Vladímir y Gueorgui no se limitaron a promocionar con sus carteleras las obras maestras de la cinematografía soviética, como El Acorazado Potemkin u "Octubre", también "pasaron por sus manos" las películas de Buster Keaton o Charlie Chaplin, entre otras americanas o europeas. (Wikipedia)


CARTELES DESTACADOS