LOS MONSTRUOS DE LA UNIVERSAL


Son los monstruos que aparecen en las películas clásicas de terror de la Universal Pictures, en su mayoría basados en monstruos clásicos de la literatura y que incluyen los que aparecen en las películas Dr. Jekyll and Mr. Hyde, The Hunchback of Notre Dame, The Phantom of the Opera, Dracula, Frankenstein, The Mummy, The Invisible Man, The Wolf Man y Creature from the Black Lagoon y sus respectivas y numerosas secuelas. Es catalagado como el primer universo cinematográfico de la historia.

A pesar de la gran depresión, el ejecutivo Carl Laemmle Jr. produjo éxitos masivos para el estudio con Dracula y Frankenstein, ambas en 1931. El éxito de estas dos películas lanzó las carreras de Béla Lugosi y Boris Karloff, y dio paso a un género completamente nuevo de cine estadounidense.

En 1927 se estrena, con gran éxito público, en Broadway la adaptación de la novela de Bram Stoker Drácula. Carl Laemmle, Jr. jefe por entonces de Universal Pictures, decide llevar a cabo una adaptación de la obra de teatro al cine siguiendo con las antiguas obras mudas que había protagonizado Lon Chaney para así posicionarse dentro de las majors estadounidenses. Así, la productora le firma un contrato a Lon Chaney tras terminar el que tenía con MGM y empieza la producción de la película. Sin embargo la situación cambia durante la preproducción, a Chaney se le detecta un cáncer de garganta y Universal Pictures entra en una difícil situación económica tras el crack de 1929. Ello lleva a que la productora a ajustar el presupuesto de la película y optan por utilizar la misma pareja protagonista que en la obra de teatro, Bela Lugosi y Edward Van Sloan. La dirección de la película corre a cargo de Tod Browning con guion de Garret Fort quienes decidieron añadir un aspecto visual similar al de película Nosferatu que no estaba presente en la obra de teatro. Tras el éxito obtenido, la productora decide seguir el mismo esquema de Drácula con novela de Mary Shelley "Frankenstein" y adapta la obra de teatro homónima de Peggy Webling, también la dotan una estética del expresionismo alemán inspirándose en Metrópolis y El Gólem.

El éxito de Frankenstein supera al de Drácula, la película se convierte en la película más taquillera de la historia de la productora. Así que la Universal comienza a realizar una oleada de películas de monstruos de la literatura fantástica. Whale, después de dirigir Frankenstein y El hombre invisible, se convierte en el director referencia de la productora y Laemmle, Jr le ofrece llevar a cabo la realización de las secuelas de ambas películas y así acabar con la deuda acumulada por la productora.  Whale acepta el proyecto siempre y cuando tenga el control absoluto de las películas. El primero en llevarse a cabo es la secuela de Frankenstein, Whale rechaza varios proyectos de guion y acaba aceptando el de John L. Balderston (autor del libreto de la obra del teatro de Drácula). La idea de Balderston consiste en expandir la obra utilizando los mismos personajes así como elementos de la novela de Shelley que no se incluían en la obra. La producción de La hija de Drácula comienza con dificultades, David O. Selznick adquiere los derechos de la novela de la novela póstuma de Stoker "El invitado de Drácula" en un intento de la MGM por conseguir beneficios en el terreno que está monopolizado de Universal Pictures. Tras un largo litigio, O. Selznick cede los derechos de la novela a Laemmle, Jr. A este hecho se suma que Whale abandona el proyecto al no aceptar el guion de R.C. Sherriff (guionista de El hombre invisible) la censura del Código Hays. Universal entonces contrata a Garret Fort y Finley Peter Dunne como guionistas (quienes lo escribieron sin basarse en la novela póstuma de Stoker) y a A. Edward Sutherland como director, pero este último abandona el proyecto tras el cambio en la pareja protagonista. El director finalmente acaba siendo Lambert Hyllier.

En el momento del estreno de La hija de Drácula la situación en la empresa ha cambiado, la familia Laemmle vende la empresa aquejada por las deudas principalmente por el grupo Standar Capital de Cheever Cowdin, quien se convierte en el nuevo presidente la compañía. Los nuevos ejecutivos de la empresa pasan a ser Nate J. Blumberg y Cliff Work, ex de la RKO. Las campañas por parte de organizaciones sin ánimo de lucro así como de organizaciones religiosas en contra de las películas de terror motivan a los nuevos a priorizar géneros como el musical, los westerns o las comedias frente a las películas que fueron sello de identidad de la empresa en la anterior dirección. Así que no es hasta 1939 cuando se decida a realizar nuevas películas del género volviendo con Son of Frankenstein. En esta nueva película deciden no contar con Whale para la realización y la productora opta por Rowland V. Lee como director y Willis Cooper como guionista, mientras que la pareja protagonista la forman Lugosi y Karloff (que además de protagonizar Drácula y Frankenstein respectivamente formaron un dúo bastante exitoso para la Universal durante la primera oleada de los monstruos). Su éxito en taquilla motiva a la Universal a realizar una segunda oleada de monstruos, principalmente secuelas de otras películas exitosas de la primera etapa.

De esta segunda oleada llegaría El hombre lobo, dicha propuesta ya había sido realizada por la propia productora en el año 1935 como un intento de reinventar la historia del El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde. De la mano del guionista Curt Siodmak, un judío que había vivido el ascenso del partido Nazi en Alemania y quiso plasmar sus vivencias en el libreto dando así a la mito del hombre lobo una base artística de la que carecía a diferencia de Drácula y Frankenstein. La Universal le da el papel principal a Lon Chaney, Jr. al entender que su gran corpulencia le haría convertirse en un mito del cine de terror como lo fue su padre. Su éxito en taquilla (fue la película más taquillera en Estados Unidos en 1941) convierte a Chaney, Jr. en el nuevo actor estrella del cine de terror de la Universal.

Un año después, se produce la película Ghost of Frankenstein, Karloff decide abandonar el personaje al no apoyar el descenso de nivel que estaban sufriendo las películas de terror de la Universal. Así, la productora decide utilizar a Lon Chaney, Jr. en el papel de Frankenstein pero usando el mismo maquillaje que usaba Karloff para no recibir el menosprecio por parte de los seguidores. A esta obra le seguirá, Son of Dracula en donde Chaney, Jr. interpreta al Conde Drácula (teniendo el nombre de Alucard). Ambas obras terminan por encumbrar a Chaney, Jr.

Entre medias de ambas obras, se realiza Frankenstein y El hombre lobo. Siodmak es en ese momento el guionista referencia de la Universal para el cine de terror tras el éxito de El hombre lobo. De una conversación entre Wagner y él, nace la idea de unir a ambos personajes en una misma película. La película permite sobre todo que los personajes más exitosos de la Universal se desarrollen en el momento contemporáneo al estreno de la película. Las películas sucesoras de ésta serían La zíngara y los monstruos y La mansión de Drácula. Las películas dirigidas por Erie C. Kenton (quien había dirigido la cuarta entrega del Monstruo Frankenstein) gozan de un carácter más bien episódico en donde cada uno de los tres monstruos tiene su momento de protagonismo.

Sin embargo las subsiguientes películas no gozan del entusiasmo de las anteriores, en gran parte porque tras la Segunda Guerra Mundial los monstruos ya no asustan a los espectadores, así como un estancamiento en la calidad de las películas. Esto motiva a la Universal a cerrar el ciclo con una parodia protagonizada por el dúo cómico de la productora formado por Bud Abbott y Lou Costello. La película iba a contar con Chaney, Jr. Lugosi y Karloff, si bien los dos primeros aceptan, el último lo rechaza y es sustituido por Strange. Esta parodia acaba siendo un éxito en taquilla y motiva a la Universal a parodiar otros monstruos de la Universal pero sin estar relacionados con este canon. Sin embargo, el contrapunto fue que esta saga de Abbott y Costello acabó con la franquicia por completo.

De la mano de Noah, Aaron Guzikowski, Ed Solomon, Chris Morgan y Alex Kurtzman; la Universal ha decidido crear un nuevo Universo Cinematográfico de sus monstruos clásicos, el cual la conformarán, en principio, La momia, el hombre lobo, el monstruo de Frankenstein, la novia de Frankenstein, el hombre invisible, Drácula y Van Helsing. Sin embargo, los directivos de Universal han afirmado que serán mas del género de acción y aventuras que de terror imitando al Universo cinematográfico de Marvel. Veremos que tal...

AÑOS 20

En 1923, Universal produjo el drama El Jorobado de Notre Dame, protagonizada por Lon Chaney como Quasimodo. Los decorados fueron construidos para evocar París del siglo 15, incluyendo una recreación de la catedral de Notre Dame de Paris.

Chaney protagoniza la película de terror de El fantasma de la ópera en 1925, basada en la novela de misterio de Gaston Leroux. El interior de la Ópera Garnier fue recreado a escala y fue utilizado de nuevo en la nueva versión de 1943 con Claude Rains


EL JOROBADO DE NOTRE DAME (1923)

























EL FANTASMA DE LA OPERA (1925)





























EL LEGADO TENEBROSO (1927)
















EL HOMBRE QUE RÍE (1928)













THE LAST WARNING (1929)






EL MAGO ROJO (1929)






THE CAT CREEPS (1930)






LA VOLUNTAD DEL MUERTO (1930)






AÑOS 30

En 1931, Bela Lugosi protagonizó Drácula y Boris Karloff  triunfó con Frankenstein. Los actores Dwight Frye y Edward Van Sloan, que desempeñaron papeles secundarios importantes en ambas películas, hicieron varias apariciones en las películas en esta década. El maquillador Jack Pierce creó el maquillaje de varios monstruos a partir de los años treinta.

La momia, protagonizada por Karloff, fue producida en 1932. A esto le siguió una trilogía de películas basada en los relatos de Edgar Allan Poe: Los asesinatos en la calle Morgue (1932) protagonizada por Lugosi, The Black Cat (1934) y The Raven 1935), los dos últimos de los cuales se unieron a Lugosi con Karloff. Universal comenzó a lanzar secuelas como Bride of Frankenstein (1935), la hija de Drácula (1936) y secuelas para The Invisible Man (1933). La primera imagen del hombre lobo principal, Werewolf of London (1935) protagonizada por Henry Hull, no fue un triunfo de taquilla, a pesar de ser reverenciado por el público hoy.

El final de la primera serie de películas de terror de Universal llegó en 1936. Las películas de monstruos fueron eliminadas del programa de producción por completo y no volverían a emerger por otros tres años. Mientras tanto, un dueño de teatro resucitó a Drácula y Frankenstein como una doble función de gran éxito, lo que llevó al estudio a re-lanzar las películas originales. Hijo de Frankenstein (1939), protagonizada por Basil Rathbone, Boris Karloff y Bela Lugosi, fue filmada como resultado del inesperado resurgimiento.


DRACULA (1931)
































DRACULA (1931)
Versión Hispana






FRANKENSTEIN (1931)






















































DOBLE ASESINATO EN LA CALLE MORGUE (1932)













EL CASERÓN DE LAS SOMBRAS (1932)














LA MOMIA (1932)
























EL HOMBRE INVISIBLE (1933)



























SATANÁS (1934)














THE MYSTERY OF EDWIN DROOD (1935)







LA NOVIA DE FRANKENSTEIN (1935)








































EL LOBO HUMANO (1935)


















EL CUERVO (1935)











EL RAYO INVISIBLE (1936)


















LA HIJA DE DRÁCULA (1936)























ALARMA EN LA CIUDAD (1937)










EL MONSTRUO FATAL (1939)






LA SOMBRA DE FRANKENSTEIN (1939)


























LA TORRE DE LONDRES (1939)












A PARTIR DE LOS AÑOS 40

Durante los años cuarenta, Universal lanzó El hombre lobo (1941), con Lon Chaney, Jr. El joven Chaney se convirtió en el principal actor de cine de monstruos en la década de 1940, al igual que su padre había sido dos décadas antes, suplantando Karloff de 1930 y Lugosi Por un amplio margen en términos del número de papeles principales que él jugó. Chaney, Jr. físicamente se asemejaba a su padre. El estudio dejó caer el "Jr." A partir de la factura de Chaney junior casi inmediatamente para confundir a algunos en el público en asumir que este era el mismo actor.

En 1943, el estudio creó una nueva versión de Phantom of the Opera, esta vez protagonizada por Nelson Eddy y Susanna Foster con Claude Rains como el Fantasma.


La serie Frankenstein y Wolf Man continuó con El fantasma de Frankenstein (1942), en la que Chaney Jr. jugó al monstruo de Frankenstein y Lugosi reprendió su papel como Ygor, y Frankenstein Conoce al Hombre Lobo (1943) con Lugosi como el monstruo Frankenstein y Chaney , Jr. como el Hombre Lobo. El hijo de Dracula (1943) ofreció a Chaney, Jr. en el papel original de Lugosi como el conde. La serie de la momia también fue continuada con la momia (1940), la tumba de la momia (1942), el fantasma de la momia y la maldición de la momia (1944) con Chaney, Jr. como la momia en las tres últimas películas. Casa de Frankenstein (1944) y Casa de Drácula (1945) contó con muchos de los monstruos de las películas anteriores del estudio. A medida que la década llegaba a su fin, la comedia Abbott y Costello Meet Frankenstein (1948) presenta a Lugosi en su segunda película como Conde Drácula, protagonizada por Chaney, Jr. como Larry Talbot (el Hombre Lobo) y Glenn Strange como monstruo de Frankenstein.

La mujer y el monstruo, dirigida por Jack Arnold, fue lanzada en 1954. Drácula y Frankenstein fueron reeditados como doble programa en los cines, y más tarde se transmitió en la televisión estadounidense en 1957 como parte del paquete Shock Theatre de Universal Monster.  Revistas como Famous Monsters of Filmland cubrían las películas monstruosas. Universal pasó la última mitad de la década emitiendo una serie de películas a menudo.

A partir de aquí, y debido a la gran cantidad de titulos realizados en estas dos décadas, hago referencia a los títulos, en mi opinión, mas importantes.



EL HOMBRE LOBO (1941)





















EL GATO NEGRO (1941)








EL FANTASMA DE FRANKENSTEIN (1942)


















EL FANTASMA DE LA OPERA (1943)


























LA ZÍNGARA Y LOS MONSTRUOS (1944)

















LA MANSIÓN DE DRÁCULA (1945)











ABBOTT Y COSTELLO CONTRA LOS FANTASMAS (1948)





















LA MUJER Y EL MONSTRUO (1954)